Home / Actualidad / Uno de los recuerdos de mi niñez / por : Ricarlos Hernandez

Uno de los recuerdos de mi niñez / por : Ricarlos Hernandez

 

Uno de los recuerdos de mi niñez, cuando visitaba a mis parientes en el ejido de El Refugio, en Ciudad Fernández, era ver una estatua de Emiliano Zapata en el cruce principal del entonces “pueblo rural”. Dicha estatua, diariamente tenía veladoras y algunas flores, y cuando se aproximaba el aniversario de su nacimiento, asesinato o día de la Revolución, se llenaba de coronas y adornos propios de un altar sagrado.

 

Foto/Héctor M Guevara

También me llamaba la atención, la aparición de pintas de grupos sobre las paredes donde había propaganda del PRI o del PAN, “Viva el Partido de los Pobres” o de la Liga 23 de Septiembre, incluso en alguna tiendita del pueblo, llegué a ver un ejemplar viejo pegado en la pared, de un periódico llamado “Madera”.

Así que esa fue la idea de insurrección con la que crecí. La lucha armada, hasta la victoria o la muerte. No estás dispuesto a llevar hasta las últimas consecuencias lo que sea en lo que creas, mejor ni empieces entonces.

Todo esto me viene a la mente ahora que el doctor Mireles ha sido liberado condicionadamente para que pueda llevar su proceso en libertad.

¿Por qué ahora y no hace uno o dos años?

Bueno, quiero pensar que la muerte de una connotada luchadora social, Miriam Rodríguez, una de tantas madres mexicanas que han perdido algún vástago en esta guerra iniciada en 2006, no tuvo nada que ver con esta decisión del poder judicial mexicano. Tampoco que hasta antes de la liberación de Mireles, las notas del día giraban en torno a un video donde se ve una ejecución extrajudicial, perpetrada por el heroico ejército mexicano.

En dicho video, se ve como tras unos tiroteos contra una banda de ladrones de combustible, un civil que ya está en el piso boca abajo y con las manos en la nuca, rendido, recibe un disparo de uno de nuestros valientes militares, mientras se ve un charco de sangre que va quedando bajo el ahora cadáver.

Bah, a quien engañamos. Fue por todo esto

El gobierno mexicano tiene muchos activistas muertos, desde personas que buscan a sus familiares (y a veces familias enteras) desaparecidos, pasando por ecologistas, indigenistas, reporteros incómodos, locutores de radio independiente, empresarios, incluso gente del movimiento LGBT (los cuales, por cierto, no es por decir que tenga algo que ver, pero tienen una sospechosamente baja expectativa de vida).

Así que, si bien no dudo que muchos me preguntarán: “¿qué pruebas tienes?”, puedo responderles con la mano en la cintura que ninguna, y aún así no retiro lo que digo. Hace unos meses que murió el cantante Juan Gabriel, le preguntaron sobre su orientación sexual, y simplemente respondió, que “lo que se ve no se juzga”.

Así que, ¿qué vemos en nuestro país?

Vemos un ejército y una policía federal intocable, que bajo el pretexto de seguridad de sus efectivos no dejan que se les vea la cara (ya les salió contraproducente cuando se reveló que un “marino” en la captura de El Chapo era en realidad agente de la DEA). Vemos una clase política que usa a ese ejército y policía como brazo armado, para amedrentar, extorsionar y desaparecer a quien ponga en peligro sus ganancias. Vemos una clase eclesiástica que colabora activamente con el gobierno, bendice sus actos y concede indulgencia plenaria a todas sus tropelías, aunque esas sean falsificar tratamientos contra el cáncer para niños.

Ahora el Doctor Mireles está libre. Pero se presenta ante él una enorme pregunta: ¿continuará con su lucha tratando de limpiar de la basura del narco, su estado? ¿Aceptó el trato de “plata o plomo” del gobierno y sus socios traficantes? Peor, ¿le ganó el miedo y ahora se “retirará” de la vida pública, o  buscará “seguir la lucha” desde el ámbito político?

Cualquiera de las opciones que no sea la primera, implicará que se ha rendido. No importan sus posibles explicaciones y justificaciones.

Lo que se ve, no se juzga.

No olvides seguirnos en Facebook

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

.....