Home / Actualidad / Acapulco sede de la convensión nacional del Pentatlon/ fotoreportaje de Héctor M. Guevara

Acapulco sede de la convensión nacional del Pentatlon/ fotoreportaje de Héctor M. Guevara

 

La fresca brisa marina recorre el puerto, es la misma que siglos atrás  daba vida y fuerza al velaje de la Nao de china que atracaba en este puerto  de Acapulco trayendo grandes riquezas y tesoros del lejano oriente, pero ahora en esta ocasión lo que  hace  es dar vida  a las banderas y estandartes del Pentatlón Deportivo militarizado Universitario, para celebrar su quincuagésimo segunda  Convención Nacional, para los que han militado en sus filas aseguran que esta institución por sus valores humanistas y nacionalistas, es  mejor la escuela de la  vida.

Los más de 5000  niños y jóvenes de ambos sexos se  adelantaron   a la salida del sol, para formar  con alegría y gallardía, sus columnas para la marcha por la  histórica  avenida Costera Miguel Alemán., venidos de todos los rincones de la patria mexicana, estos miles de jóvenes representan las esperanzas de un México mejor al que están viviendo.

Cuando  los primeros rayos del sol comienzan a despuntar al  ritmo de las trompetas, clarines y tambores  que tocan las  bandas de guerra, esta importante arteria vial  se pinta de gris por los uniformes de este color que portan los pentathletas  al momento de que  la luz del sol envuelve a este gran contingente de cándida niñez y alegre juventud  se oyen las ordenes de los oficiales y jefes y el contingente desplegando sus banderas comienzan su  marcha los osos grises, como son conocidos  los integrantes de esta institución que este año cumplió 89 años al servicio de la patria.

 

Todo el Puerto de Acapulco se inunda de las  melodías marciales de los contingentes que avanzan en sincronía  en su andar hasta el parque Papagayos, como si la naturaleza y el creador dieran una muestra de benevolencia y bienvenida para estos peculiares visitantes, pues  una llovizna  apenas perceptible y ligera  neutraliza los estragos  que el sol matutino de verano  provoca  a los habitantes como turistas de esta ciudad portuaria, ya que este halo de frescura es un bálsamo para la mayoría de los elementos que no están acostumbrados a lidiar con  las altas temperaturas del pacifico mexicano.

Una vez que llegan al parque papagayos, los contingentes de sus diferentes cuerpos: Menor, Cadetes, Femenil, Mayor, Banda de Guerra, Caballería y Reservas de la Hermandad Pentathleta, se  distribuyen  en una gran extensión de fresco pasto conformando un gran rectángulo, en espera de las autoridades civiles y militares, así como  invitados especiales, entre las filas de los  jóvenes y niños de manera discreta se oyen comentarios de que  hay un delicioso olor a mango en ese lugar, pues  en torno  al predio  se encuentran  flaqueándolo, una muestra de la riqueza natural de esta ciudad paradisiaca: vayas de árboles de esta fruta tropical

Cuando llegan las autoridades comienza  el ceremonial y los honores respectivos a la Bandera y el Mando, los miles de elementos entonan a una sola voz que retumba en el puerto, el Himno Nacional Mexicano, el Himno de Pentathlon bajo  los acordes de la banda de Música del Ejercito Mexicano, para posteriormente  escuchar las palabras de inauguración de esta Convención Nación  la cual ya hoy es parte  de esta  sui generis Institución, forjadora de hombres y mujeres que aman y piensan en la grandeza de México.

 

 

 

 

La fresca brisa marina recorre el puerto, es la misma que siglos atrás  daba vida y fuerza al velaje de la Nao de china que atracaba en este puerto  de Acapulco trayendo grandes riquezas y tesoros del lejano oriente, pero ahora en esta ocasión lo que  hace  es dar vida  a las banderas y estandartes del Pentatlón Deportivo militarizado Universitario, para celebrar su quincuagésimo segunda  Convención Nacional, para los que han militado en sus filas aseguran que esta institución por sus valores humanistas y nacionalistas, es  mejor la escuela de la  vida.

Los más de 5000  niños y jóvenes de ambos sexos se  adelantaron   a la salida del sol, para formar  con alegría y gallardía, sus columnas para la marcha por la  histórica  avenida Costera Miguel Alemán., venidos de todos los rincones de la patria mexicana, estos miles de jóvenes representan las esperanzas de un México mejor al que están viviendo.

Cuando  los primeros rayos del sol comienzan a despuntar al  ritmo de las trompetas, clarines y tambores  que tocan las  bandas de guerra, esta importante arteria vial  se pinta de gris por los uniformes de este color que portan los pentathletas  al momento de que  la luz del sol envuelve a este gran contingente de cándida niñez y alegre juventud  se oyen las ordenes de los oficiales y jefes y el contingente desplegando sus banderas comienzan su  marcha los osos grises, como son conocidos  los integrantes de esta institución que este año cumplió 89 años al servicio de la patria.

Todo el Puerto de Acapulco se inunda de las  melodías marciales de los contingentes que avanzan en sincronía  en su andar hasta el parque Papagayos, como si la naturaleza y el creador dieran una muestra de benevolencia y bienvenida para estos peculiares visitantes, pues  una llovizna  apenas perceptible y ligera  neutraliza los estragos  que el sol matutino de verano  provoca  a los habitantes como turistas de esta ciudad portuaria, ya que este halo de frescura es un bálsamo para la mayoría de los elementos que no están acostumbrados a lidiar con  las altas temperaturas del pacifico mexicano.

 

Una vez que llegan al parque papagayos, los contingentes de sus diferentes cuerpos: Menor, Cadetes, Femenil, Mayor, Banda de Guerra, Caballería y Reservas de la Hermandad Pentathleta, se  distribuyen  en una gran extensión de fresco pasto conformando un gran rectángulo, en espera de las autoridades civiles y militares, así como  invitados especiales, entre las filas de los  jóvenes y niños de manera discreta se oyen comentarios de que  hay un delicioso olor a mango en ese lugar, pues  en torno  al predio  se encuentran  flaqueándolo, una muestra de la riqueza natural de esta ciudad paradisiaca: vayas de árboles de esta fruta tropical

Cuando llegan las autoridades comienza  el ceremonial y los honores respectivos a la Bandera y el Mando, los miles de elementos entonan a una sola voz que retumba en el puerto, el Himno Nacional Mexicano, el Himno de Pentathlon bajo  los acordes de la banda de Música del Ejercito Mexicano, para posteriormente  escuchar las palabras de inauguración de esta Convención Nación  la cual ya hoy es parte  de esta  sui generis Institución, forjadora de hombres y mujeres que aman y piensan en la grandeza de México.

No olvides seguirnos en Facebook

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

.....