Home / Actualidad / En el tren y la vida rocker / por: José Badillo Rockdriguez. foto/ Héctor M. Guevara

En el tren y la vida rocker / por: José Badillo Rockdriguez. foto/ Héctor M. Guevara

 

“Sentir el viento mero arriba de los vagones, era otra cosa más cuando comenzaban los efectos de lo que fuera, que decir ya pasando cárdenas el calor era tremendo, cuando se pasaba por los túneles, y en pleno espinazo del diablo, vaya que se sentía una vibra muy alta, ver los inmensos voladeros literalmente bajo los pies era sentir muchas emociones juntas.”

Saludos estimados lectores pues en esta columna sacare un poco los recuerdos y experiencias de haber viajado en tren a distintos lugares, rememorando esos largos, pero a la vez nostálgicos recorridos por las vías ferroviarias.

>

Cada viaje siempre con una experiencia de vida, en algunas ocasiones muy divertidas, en otras no tanto, y en algunas  más bastante locas, pero bueno la adrenalina de viajar en este gusano de acero era y fue durante muchísimos años una fuente de trabajo, no solo para la gente de la institución, sino para todo pueblito por donde pasaba. 

De los primeros viajes que realice en ferrocarril quizás fue a muy temprana edad, apenas lo recuerdo y fue a Charcas, ya mucho más grande cuando ya comenzaba a salir con la banda fue la ciudad de México, destino sin dudarlo el mítico Tianguis del Chopo, vaya recuerdos el andar todo el día en ese lugar, la primera impresión me impacto bastante, ver la cantidad de rockers reunidos en un solo sitio, sus puestos, toda la magia que encierra el estar allí.

Y vaya que fueron muchas las veces que nos fuimos al D.F. por tren teniendo que salir desde las 12 de la noche para llegar a las 7:00 de la mañana, o 12 del día para llegar un 7 de la noche, alguna vez debido a lluvias llegamos a las 11:00 de la noche lo bueno es que si nos esperaron unos amigos y de inmediato a trasladarse a hasta Ecatepec, muy apenas alcanzamos trasportes.

Otro sitio era Tamasopo y aquí sí fueron unos viajes mágicos y misteriosos (dirían los Beatles), llenos de adrenalina, rock, y loquera (drogas), era un etapa de vida medio gruesa  pero el viajar así, hacía sentir esa ansiada libertad, si bien no es aconsejable vaya que las experiencias fueron bastantes agradables (si se puede decir), aunque no fueron siempre asi, pero recordar que

viajábamos al estilo revolucionario, eso era adrenalina, jajaja.

Sentir el viento mero arriba de los vagones, era otra cosa más cuando comenzaban los efectos de lo que fuera, que decir ya pasando cárdenas el calor era tremendo, cuando se pasaba por los túneles, y en pleno espinazo del diablo, vaya que se sentía una vibra muy alta, ver los inmensos voladeros literalmente bajo los pies era sentir muchas emociones juntas.

Alguna vez en uno de esos regresos, de Tamasopo a S.L.P. pasando cárdenas dos estaciones adelante el tren paro un muy buen rato, yo venía muy cansado y me dormí cuando despierto por un garrotero, los vagones estaban estacionados en otro sitio, el tren ya estaba arrancando, y casi me quedo en medio de la nada, mas no todo paro allí una vez entrando a la ciudad ya de noche pasando por distintos puntos fuimos apedreados y de milagro no me toco algún proyectil salidos de la nada.

En fin viajar en tren, con grabadoras, bastante banda rockera en algunas ocaciones, era toda una odisea aparte, lamentable que se haya desparecido casi en su totalidad esta bella forma de viajar, saludos amigos.

 

 

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
.....