Home / Actualidad / Y esos nuevos aparatitos… (Fragmento): Un texto de Valentín Ortiz Rebolloso

Y esos nuevos aparatitos… (Fragmento): Un texto de Valentín Ortiz Rebolloso

A Gerardo Guillermo Almendárez

>

Será que esto más me niega a desatarme de ti; mira que venir a encontrarte sonriendo mi ayer de muchos años y p’a que veas que soy sincero, me arrancaste no un suspiro, y despertaste las ganas de no dejarte ir en mi recuerdo por eso me fui a tirar unos alipuses en ” El Gudalajara “.

Ah qué mi flor de rojo Tulipán, labios carnosos de tuna cardona, de sabor a colonche, que ahora ya como el viejo burro de Don Tomasito, solo de cuando y cuando un rebuznido a lo loco tira, y se revuelca, cocea y galopa rumbo al cerro.

¿Es verdad que ya te volviste torcaza paloma, que agitaste tus alas para levantar tu vuelo a otros cielos y ser torcaza paloma peregrina? No se pero te ves mas chula, poco es lo ha cambiado en tí. Las patitas de gallo las tienes más hundidas; tu rostro se ve al igual que una luna llena, tu mirada un poco apagada, pero esa sonrisa aún te hace irreconocible. Espero que no sean mis ojos los que estén engañando, o los sentimientos que aun resguarda este corazón que se hace fuerte y que sigue sonando su tic tac, si a él le pega el oído a mi pecho, corazón que tiene buen aguante pues ya le dieron tres infartos y nada que se para.

Aunque tu no lo creas en este rancho de cuestas empinadas y pedregudas la señal del internet nos llega. Uno de mis nietos que quería comer tunas y pitahayas me acompaño hasta mero arriba para ver si conseguíamos unas buenas, y que va encendiendo su iphone.

– Haber agüe te voy a enseñar como se usa este para que hagas amigos. A ver, dime el nombre de la chavala que en tus buenos años te trajo por el suelo, esa que cuando te ponías bien full: A la abuela le decías que por culpa de su madre y hermana, mejor no volviste a su lado y por vergüenza te desapareciste.

En este aparatito en el facebook la vamos encontrar ¡¡ te lo juro!! , no más no se me desespere, tenga paciencia

– … Muchacho cabrón , si a tu abuela azucarada y biliosa le he aguantado toda una vida, que no vaya bien aguantar un tantito tiempo – eso le contesté.

– ¿Es esta abuelo?; ¿y esta otra? ¿Y la otra?…

Se lo negué un chingo de veces. No quería que se diera cuenta que mi amor por ti no esta fenecido… Era verdad, ahí estaba una fotografìa tuya, y debajo de ella un chingo de felicitaciones por tu cumpleaños…

Ahora estoy aqui, en la pulquería de la Doña, tirándome un tarro y escuchando las de José Alfredo Jiménez…

Valentín Ortiz Rebolloso / Agosto del 018. Obra protegida por los derechos de autor .

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
.....