Home / Opinión / El Olimpo: El triste y lamentable caminar de un gris y obtuso gobernante

El Olimpo: El triste y lamentable caminar de un gris y obtuso gobernante

Por HERMES

>

San Luis Potosí, S. L. P.-  Amigos y estimados lectores de Vox Populi: Pues en verdad, en estas ausencias suceden muchas pero muchas cosas, lo peor, lamentables para este San Luis Potosí que verdaderamente se encuentra en pie, sólo por su gente, porque por sus autoridades, esta de dudarse.

La mañana del 8 de junio de 2015, la expresión, fue “ya ganamos la elección, ¿Ahora qué hacemos?”.

Tal vez esa fue la pregunta que se hizo Juan Manuel Carreras López; y la respuesta que alguien, – con un poco de lógica, oficiosidad, talento e inteligencia -, le debió de dar en ese momento debió haber sido: Pues gobernar señor, gobernar.

Después de tres años tal parece que nadie se lo ha dicho, o al menos insinuado, que lo que debe hacer es gobernar, ordenar sus ideas, y al menos si tiene un poco de conciencia, retomar el rumbo para tratar de componer, en lo que aún se pueda, el desastre que dejará. Si no lo hace, porque en seguridad, obras, educación, salud, desarrollo social y buen gobierno, está a poco de registrarse en la historia como un gobierno nulo y sin operación, así como de obtener a pulso el calificativo del PEOR GOBIERNO.

En materia de seguridad es más que preocupante su gabinete, donde inicialmente tuvo como encargado a un General, que más estaba muy preocupado por su aspecto personal, y su primera gran compra fue de 20 trajes de corte elegante, además de mostrar su preocupación por que se le rindieran los honores como General de Brigada en retiro, lo que hizo que las finanzas y movimientos administrativos cayeran en manos de su esposa quien hizo y deshizo con el personal y el trato con proveedores, hasta llegar a obligar e imponer un culto religioso a los elementos policiales, para que todos aportarán un diezmo.

Y qué decir de la tropa ineficiente e inservible de elementos tamaulipecos que trajo como lastre, y se quedaron incrustados en las filas de la Policía Estatal con plaza, grado y con una incontable ristra de malas costumbres, y nada de mística de servicio a favor de la seguridad de los potosinos.

Hoy, su actual Secretario de Seguridad, que proviene de las filas de la Policía Federal, Jaime Pineda, a quien vale reconocer recibió una corporación en ruinas, pero también habría qué resaltar que es una persona que también se  preocupa demasiado por su porte de playboy, que se disputa con aquél a quien nombró director de Seguridad Pública del Estado, Raúl Alanís, ya que como buenos policías Alfa, exigen que sus más cercanas colaboradoras deben ser guapas y bien presentadas. ¡Al carajo la eficiencia!

Esto también se observa a la perfección en sus voceros que más que informar, cantinflean más que el propio Cantinflas cuando de informar se trata de algún tema relacionado con la inseguridad; creen que con sonrisas, abrazos, y verse ataviados como modelos, van a tapar los lamentables hechos.

¿Pero el Gobernador tendrá conocimiento o interés de saber el estado de cosas al interior de su policía? Porque él como mandatario, es el comandante en jefe de las corporaciones policiales del Estado. Si alguien se lo informó, antes de crear la rimbombante Fuerza Estatal Metropolitana – que como nombre suena muy bien, pero en operación son mejores los súper policías de alguna serie gringa de televisión, – y vaya una disculpa para aquellos elementos que verdaderamente se la juegan, ya que los hay -, y aquí le diremos por qué.  

En la administración de Fernando Silva Nieto, cuando la Policía Estatal y Ministerial comenzaron una verdadera profesionalización en todo el estado, había aproximadamente dos mil 500 policías para cubrir todo el territorio potosino, número tal vez insuficiente, pero aun así trabajaban y se entregaban, además de que por esa época la Academia Estatal de Policía entregaba a la sociedad 100 a 150 elementos debidamente capacitados cada dos años, lo cual incrementaba el estado de fuerza.

Para el sexenio de Marcelo de los Santos, el estado de fuerza se incrementó en mil elementos aproximadamente, pero poco más tarde comenzaron a darse las bajas, y las innumerables comisiones para escoltas, choferes, secretarias y demás etcéteras.

A la par surgió un caso muy especial, – que para nada es estar en contra de que exista la superación personal, como lo es el estudio de una profesión, y más si se paga del bolsillo propio -, sin embargo al proliferar las carreras ejecutivas, muchos elementos policiales optaron por estudiar Derecho, carrera a afín a su trabajo, aunque todos no pretendían emigrar de sus labores operativas hacia la vida civil y ejercer como abogados, sino que muchos trataron de incrustarse como asesores jurídicos en las corporaciones o en todo caso buscaron la sindicalización, olvidando el objetivo por el cual entraron al servicio público.

Con Fernando Toranzo, conforme se incrementó la ola delictiva, sumada a la falta de supervisión, a incorporar a infinidad de mandos policiacos recomendados y de fuera del estado, además de mezclar a militares y ex militares a la vida policiaca, así como la nula, nulísima, intensión de continuar con la formación de policías para incrementar el estado de fuerza, hicieron que la seguridad no solo demeritará, sino que decayera y en muchos casos se pusiera a la venta del mejor postor, ya que muchos policías comenzaron a buscar vidas más cómodas y pugnando por que entre menos le pudieran dar la cara los actos delictivos, mejor, obviamente aceitando con billetes las manos más adecuadas para ello.

Al llegar este flamante Gobernador Carreras, quien tenía en su currículum una inmensa trayectoria académica, en la que además de diversos diplomados, incluso ostenta un doctorado, los habitantes de San Luis Potosí se imaginaron que vendría un cambio, pues señalaban que “el “Güero” es muy capaz”, y cosas como “con este vamos para arriba”, idea que era reforzada por su paso por diversos cargos públicos estatales, federales, y como diputado, tras de ganar la gubernatura de manera sorprendente, ya que siempre fue abajo en las encuestas.

Sin embargo, la realidad es dura y alarmante, pues el gobernante es un vil chasco hasta el momento.

Por ello vale preguntar: ¿Quien ahora lleva los destinos de la entidad tendrá el conocimiento que en sus áreas operativas de la capital tienen cuando mucho dos elementos por turno con una patrulla? ¿Y que muchos de ellos son personas que cumplen con su trabajo, pero sin embargo no son suficientes para brindar seguridad en todas las colonias que comprende cada área operativa? Hubo momentos en los que cada área tenía una disponibilidad de 12 a 14 elementos por turno, con lo cual había una operatividad y presencia aceptable; ¿y ahora, con dos policías y una patrulla que se puede hacer, si no es que mejor correr por la seguridad personal? Actuar de otra manera ante la capacidad de fuego de la delincuencia de hoy día, sería ni más ni menos que un suicidio.

¿Sabrá el doctor Carreras, que tanto Secretario como Director de la Policía Estatal tienen cerca de 10 elementos por turno para su seguridad personal? ¿Y qué decir de varios secretarios que también tienen a su disposición varios choferes o escoltas, provenientes de la Policía Estatal?

En fin, esto de la seguridad es complejo y preocupante para quien tiene la responsabilidad de gobernar, pero lo es más para la ciudadanía, por lo cual en el territorio potosino se duda de que exista gobierno.

Lo mejor para todos seria pensar en carreras atléticas, para compartir en algo con los intereses más auténticos del mandatario, quien verdaderamente se al comentarle acerca de alguna justa de ese tipo, o bien cuando se habla de algún concurso de belleza, eventos que realmente le atraen.

También, los potosinos pueden manifestar su gusto por los Ángeles Azules o simple y llanamente, como el presunto Gobernador  pueden caminar tranquilamente y sin escoltas a la vista, y decir que no pasa nada, sin embargo, es preciso señalar que su seguridad cuando menos tiene 15 personas bajo  su mando, aunque lo bueno fue que los militares que tenía asignados para su seguridad por orden de Arturo Gutiérrez, se marcharon junto con éste, porque sumándolos a los discretos operativos, la escolta era mucho muy superior en número, pero pareciera que el Doctor lo ignoraba, ¿Sera?.

En posteriores entregas hablaremos de la salud, la educación, de cultura, pues el andar de este Gobernador, parece que va de tropiezo en tropiezo, por obra y las gracias de sus colaboradoras.

CABALLO DE TROYA.–  El Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, afirma que vendrá al estado la Secretaria de Comunicaciones y Transportes, por lo que hace unos días el propio Juan Manuel Carreras ya presumió que hay contacto estrecho con el futuro Gobierno Federal. No hubo foto del encuentro, solo palabras.

Sin embargo, señaló que convocará a los alcaldes electos de la Zona Metropolitana para trabajar en determinar donde sería la posible instalación. Sin pensarlo mucho, el municipio más viable a recibir a esta dependencia, será Villa de Reyes, pero la pregunta es si la Alcaldesa electa, Erika Briones estará enterada de esta posibilidad, y de algunas otras como que la empresa BMW está ya a unos meses de abrir operaciones, y que requiere del apoyo, o al menos de tener contacto previo con las autoridades municipales. Otro tema en el mismo sentido es que General Motors, solo esperaba el desenlace del nuevo tratado comercial con Estados Unidos, para invertir nuevamente en su planta instalada en ese municipio.

Vale resaltar que hasta el momento no da señales de vida quien estará al frente de uno de los municipios que será medular para la inversión automotriz y que recibiría como mínimo unas cinco mil nuevas familias. El tiempo es sabio, y a veces terrible con quien no se prepara para el futuro.

INFRAMUNDO.–  En el tema de la seguridad, por cierto, hace varias semanas arribaron al estado un grupo de agentes de la unidad de inteligencia de la Policía Federal Preventiva, que ante la información con la que cuentan, más la de los medios de comunicación, señalan, ya se sobrepasan los dos mil asesinatos en esta administración estatal, precisamente se entrevistaron con el Gobernador, quien les dijo campechanamente que aquí no pasaba nada y que hicieran su trabajo pero, que aquí no pasa nada preocupante.

Los elementos Federales, a los pocos días de trabajo se encontraron con un sinnúmero de líneas de investigación en las que incluso detectaron a elementos policiacos de todos colores y sabores involucrados, pero al darle a conocer esto al Secretario de Seguridad, Jaime Pineda, solo contestó que no era posible, y que de ser así había que darles la atención, “pues son compañeros”. Válgame Dios, por eso estamos como estamos.

SUPRAMUNDO.–  Lo mejor que ha logrado la delincuencia, – si es que hay algo bueno -, es la unión de vecinos de las diversas colonias de la Capital, quienes a costa de sus bolsillos instalan cámaras y otros sistemas de seguridad, lo que incrementa la buena convivencia, y la coordinación ciudadana y vecinal, y al momento funciona para inhibir delitos como los robos que están a la orden del día.

En este caso solo hay un pero: Dios guarde la hora de que detengan a algún delincuente en flagrancia, porque no se espera nada bueno para quien cometa el delito.

La unión hace la fuerza, y sobre aviso no hay engaño, señalan.

 

 

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
.....