Home / Actualidad / El amor romántico mata Por Tessa Galeana / especial
????????????????????????????????????

El amor romántico mata Por Tessa Galeana / especial

“.-Existen violencias que no se ven, no se notan, se normalizan. Se nos hace creer que las relaciones son necesarias para poder sentirnos amadas y queridas.”

He leído, escuchado y sentido en carne propia lo que hace el amor romántico. Las mujeres sufrimos los estragos del amor que nos hacen normalizar relaciones tóxicas.  Nos ponen estereotipos desde que nacemos, cosas que van desde el color rosa, hasta ponernos aretes y vestidos.

>

Siendo pequeñas, nos enseñan que “las damas” no debemos sentarnos con las piernas abiertas, porque se nos van a ver “las pantaletas”. ¿Qué va a pensar nuestro papá, hermano, tío, abuelo, primo? En realidad, todo se enfoca a hacernos ver como las culpables si alguien nos toca o nos viola siendo pequeñas.

Nos bombardean con cuentos de princesas, donde ellas encuentran “al príncipe de sangre azul”. El hombre que nos ha de amar y cuidar para toda la vida, una vez que nos encuentra en algún castillo lejano. Nos hacen creer que el hombre que nos ame, será para siempre y que nos puede bajar la luna y las estrellas mágicamente.

Nos enseñan a estar en el lugar que se cree es especial y único para la mujer, la cocina. Ese espacio del que solo hacen uso las mujeres porque, en teoría, solo la mujer tiene capacidad para preparar los alimentos.

Existen violencias que no se ven, no se notan, se normalizan. Se nos hace creer que las relaciones son necesarias para poder sentirnos amadas y queridas. Nos dicen frases típicas: “¿por qué tan bonita y sin novio?”… La sociedad patriarcal no concibe la idea de que una mujer esté sola, que sea bella y además que no tenga hijos.

Las relaciones se vuelven tóxicas, en su mayoría, porque hombres y mujeres normalizan las conductas violentas. Los celos, el control, comentarios nocivos, son solo una parte del iceberg que se pueden ver a simple vista en una relación.

Son acciones falsamente concebidas como “muestras del verdadero amor”. Celar, manipular, chantajear, controlar, imponer, alejar no son muestras de amor. Son actitudes machistas que pueden llevar a la muerte de la persona más vulnerable en esas circunstancias y, por obvias razones, es la mujer.

El amor romántico incita a lastimar, odiar, golpear. Las víctimas del amor romántico son consecuencia de la idiosincrasia machista en la que nos encontramos. Hombres violentando, sin golpear (algunas veces) y mujeres sufriendo los embates cual princesas en un castillo.

Además de las duras relaciones tóxicas, vienen las percepciones que se tiene de las mujeres en el círculo amistoso y familiar del hombre. Cuando se llega a dar una separación, las mujeres son juzgadas y criticadas, pues terminan siendo las ofensoras y no las ofendidas. Los hombres remarcan el dolor que, supuestamente, llegan a sentir tras una ruptura. Sin embargo, al no poder seguir controlando a la pareja, se encargan de cambiar la percepción que tienen otras personas de ellas. Además, hay quienes en afán de seguir usurpando el bienestar de la ex pareja, mantienen el contacto con ellas con el argumento de “ser amigos”. Amistad que por supuesto no es llevadera y que solo es usada para denostar a la mujer.

Las mujeres, normalizando esa conducta, caen en el juego de manipulación y ceden a la principal característica tóxica después de una relación, a sentir culpa por no seguir con una relación que no podían controlar, que no querían mantener y que el hombre no soporta no tener.

El acoso moral se hace notorio, la mujer en aras de mantener una relación amistosa, es directamente controlada para mantener un apego y así, recibir toda la culpa que el hombre quiera imponer y que las mujeres resisten porque el acoso llega a generar demasiada confusión. El amor romántico puede llegar a generar efectos de culpa, temor, inseguridad, sentido de inferioridad. Incluso, provocar el suicidio de las mujeres por el constante acoso emocional que los hombres ejercen sobre ellas.

 

Estamos en una época en la que las mujeres hemos de abrir los ojos y quitarnos las vendas. No podemos seguir siendo objeto de culpas y responsabilidades que le pertenecen en gran parte a los hombres. El amor romántico NO existe. No se pueden bajar la luna y las estrellas, los príncipes azules no existen, tampoco las princesas; el caballerismo no existe y no se puede permitir que la culpable de todo, en una relación, sea la mujer.

 

Es necesario desarmar el concepto de amor, para comprender que el amor verdadero no es metafórico, no está en los cuentos de hadas. El amor verdadero, es permitir a la pareja ser, sin necesidad de intentar modificarle nada.

 

Destruyendo el concepto del amor romántico, este dejará de matar la esencia, el amor, el autoestima y la vida misma.

 

No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
.....