Home / Actualidad / los rubios altos /por: mariana zspillman (especial) foto: héctor m guevara
SONY DSC

los rubios altos /por: mariana zspillman (especial) foto: héctor m guevara

“Los Rubios altos siempre han hecho de las suyas en Tijuas o en Ciudad Juàrez, o Veracruz, por decir algo.

Los rubios altos no siempre serán tus amigos, como decía aquel viejo poema que se refería a los nuevos Bárbaros, con sus camisas hawaianas y sus cámaras fotográficas, sonrientes.”

 

Los rubios altos han encontrado en México, el lugar ideal para satisfacer sus instintos. Allá, en su natal Alemania, no podrían hacer lo que el mercado sexual de Huamantla, en Tlaxcala, les ofrece. Acá si pueden comportarse como bestias y salir a emborracharse, fajo de billetes en mano, para comprar mujeres del pueblo o de los bares como La Tuza, el Pepe Chelas o el Escaramuch, a donde un día llegaron, por razones de trabajo, al establecerse en el 2016, una planta productora de autos Audi, y se encontraron con mujeres delgadas, morenas, nativas, tan baratas y dispuestas, que decidieron comprarlas, usarlas para su sexual beneficio.
 Las “Indias” como les llaman, están más que a su disposición, pues ni los dueños de los antros, ni el alcalde priista de Huamantla y mucho menos los alemanes, las miran como seres humanas con derechos. Machos todos, las entienden como objetos sexuales. Y estos machos alemanes, bien portados en sus casas a 9 mil kilómetros de distancia, o bien hipócritas, necesitan mujeres a las que obliguen no usar condón, pues de otra manera no sienten…
¡Total! ¿Qué son menos de 30 euros para ellos? Ganan los tratantes, ganan ellas y ganan adeptos las venéreas…
Pero los rubos altos, no solo vienen de Alemania, también de USA, de Canada, de Europa. Los encuentras en Acapulco, comprando niños; los hay en Cancún, en la Riviera Maya, comprando terrenos, placas, mansiones, conciencias, vaginas… ¿Cómo olvidar al ruso que gritaba, infería su desprecio por nuestros paisanos y presumía en las redes, haber violado a una “India”?
Los Rubios altos siempre han hecho de las suyas en Tijuas o en Ciudad Juàrez, o Veracruz, por decir algo.
Los rubios altos no siempre serán tus amigos, como decía aquel viejo poema que se refería a los nuevos Bárbaros, con sus camisas hawaianas y sus cámaras fotográficas, sonrientes.
¿Y que dirían sus esposas y novias alemanas al respecto…?
A sus ojos serán los hombres honorables e incapaces de estás atrocidades y que pretexto pondrán al infectarlas con alguna enfermedad venérea? Y quién ayudará y atenderá a las mujeres que día y noche están de un lado a otro mostrando su cuerpo a los morbosos turistas que se creen dueños y amos?
En estos lugares no solo verás a los rubios altos, también verás a más de un diputado o cenador, altos funcionarios hacer negocios, trata de blancas
También a los lugareños en los antros con luces neón, un saca borrachos en la puerta de la entrada
El olor a cloro y pino para disfrazar el olor a orines
Verás a las mujeres desfilar esperando al mejor postor
Algunas de ellas todavía confía en que algún día sus familiares puedan sacarlas de ahí o ellas mismas puedan escapar
Por 600 pesos los rubios o cualquiera que pueda pagar esa cantidad o más puede hacer lo que quiera contigo, no debes protestar, debes ser complaciente, debes obedecer…
“Más te vale ser cariñosa y decir si a todo no importa lo que te pidan si no pues para ellos es fácil venir pagar, matar y dejar una propina total quién les va a decir algo, quién va a preguntar y reclamar nuestros cuerpos”
Brenda 18 años
No olvides seguirnos en Facebook

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
.....