En espera de fumata blanca

VTICAN

AGENCIAS.- Con una inconfundible fumata negra, salida de la boca de la chimenea de la Capilla Sixtina, la Santa Sede anunció ayer al mundo —a las 19:40, hora local (12:40 p.m. en México)— que ninguno de los 115 cardenales electores fue elegido como el nuevo Pontífice en el primer escrutinio del cónclave, iniciado ayer en busca del sucesor de Benedicto XVI.

Transmitido a nivel mundial por los medios de comunicación presentes en la Plaza de San Pedro, el abundante humo negro salió de una de las dos estufas instaladas en la Sixtina, una de las cuales sirve para quemar las boletas electorales, mientras que en la otra, como sucedió esta ocasión, son introducidas substancias químicas para hacer inconfundible el color negro o blanco de la fumata.

La votación para elegir al futuro Papa comenzó luego de que el maestro de las Celebraciones Litúrgicas, monseñor Guido Marini, pronunciara la famosa frase extra omnes, con lo cual todos los extraños al cónclave abandonaron la Capilla Sixtina, poco después de que el cardenal maltés Prosper Grech dijera la segunda meditación prevista en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis.

Si bien el humo negro causó desilusión entre los miles de fieles que se dieron cita en la plaza de San Pedro sin importarles la fuerte lluvia, la fallida votación de la tarde de ayer no causó sorpresa. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, había anticipado que era poco probable que en la primera votación pudiera salir el nombre del sucesor de Benedicto XVI, consideración inobjetable si se piensa que en los ocho cónclaves del siglo pasado y en el único de este siglo se necesitaron de dos a cinco días para elegir un Papa.

 

Sin embargo, el portavoz adjunto del Vaticano, José María Gil Tamayo, dijo que el mundo podría conocer esta misma semana el nombre del nuevo Papa, debido a que muchos cardenales ya saben por quién votar. El religioso aseguró en entrevista con la radio colombiana Caracol que “según las estadísticas”, es muy probable que de aquí al próximo viernes haya humo blanco.

“Es posible que el viernes o antes tengamos un romano Pontífice”, dijo Gil Tamayo, quien sostuvo que “en términos futbolísticos” los cardenales electores “ya han hecho el precalentamiento” y saben por quién votar como nuevo obispo de Roma.

La falta de un candidato único, como sucedió en el cónclave que eligió a Benedicto XVI, también influyó en que la elección del nuevo Papa no fuera inmediata: los dos grandes bloques de electores que se formaron durante las congregaciones apoyan, respectivamente, al cardenal italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, y al cardenal brasileño Odilio Pedro Scherer, arzobispo de Sao Paulo.

El primero devolvería el papado a Italia por primera vez en 35 años, mientras que el segundo sería el primer Papa no europeo en mil 300 años. También se han mencionado los nombres de los cardenales estadounidenses Timothy Dolan y Sean O’Malley, el canadiense Marc Ouellet y el argentino Leonardo Sandri.

A la falta de un voto unitario habría que agregar el alto porcentaje de votos que exige la Carta Magna vaticana para la elección de un Pontífice, las dos terceras partes (77) de los 115 electores, y una tradición por demás consolidada, según la cual la primera votación busca sacar a la luz los nombres de los verdaderos papables, los de los candidatos apoyados por los dos grandes grupos de electores.

El cónclave proseguirá hoy con cuatro votaciones, dos matutinas y dos vespertinas, entre las 10:15 (3:15 en México) y 11:15 (4:15 en México), las primeras, y entre las 17:15 (10:15 en México) y las 18:15 (11:15 en México) las segundas. Para muchos vaticanistas, el humo blanco podría salir este jueves, pero tampoco esto es seguro.

 

Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Botón volver arriba
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Cerrar