Ambulantes indígenas se quejan de abusos de los que son objeto, de parte de inspectores municipales

Por Ruth Berrones Casasola/Fotos: Francisco Javier Rodríguez.

Vendedores ambulantes indígenas se quejan de abusos cometidos por  inspectores de la Dirección de Comercio del Ayuntamiento de San Luis Potosí.

Al no tener otro medio para subsistir, los citados ambulantes venden mercancías de temporada en la ciudad; sin embargo, aun cuando sus productos no representan  una competencia para los comerciantes establecidos, son molestados y hostigados por los inspectores.

Rosa, una señora que se dedica a vender  plantas y flores  en las calles  del  Centro histórico junto con su hija de 17 años, señaló que los inspectores de Comercio son muy abusivos con los vendedores indígenas “a lo mejor porque somos muy pobres y no tenemos quien nos defienda, los inspectores nos amenazan, se burlan de nosotros”, manifestó.

En diciembre la señora y su hija venden flores de Nochebuena, y el  martes,  dos inspectores le quitaron ocho  flores: “Me dan el boletito (infracción) por  ciento  cincuenta pesos que porque así me las devolvían pero pues no las recojo, si yo vendo cada flor a diez pesos serian ochenta ¿no? .Me sale más caro pagarles”, refirió la quejosa.

En otro caso, doña Trinidad, una indígena de la tercera edad que vende rebozos y delantales  también en la zona centro, a pesar de su edad, también ha sido víctima de los inspectores: “El otro día me detuvieron aquí en la calle de Morelos, me quitaron un rebozo, solo uno, yo creo que fue el que le gusto a uno de ellos”, indicó la señora.

También Marcos, quien en diciembre vende adornos de naturaleza muerta, ha sido otra  de las víctimas de estos “inspectores”, pues le quitaron tres adornos  cuando se encontraba en la calle de Morelos, ofertando su mercancía.

“Llegaron los inspectores y  me quitaron tres “ramitas” de adorno,  yo digo que es para ellos porque si no me  hubieran quitado todas y me hubieran dado un boleto (infracción), no nos dejan trabajar, eso es lo único que queremos sacar para mantener a nuestras  familias pero con esto que nos hacen no podemos”, se quejó el comerciante.

Para Carlos, comerciante establecido de la calle Hidalgo, los comerciantes indígenas no representan una competencia hacia el comercio establecido y considera injusto que se les persiga y se les decomise su mercancía: “Ellos no son competencia para nosotros porque venden artículos que son artesanales  y plantas o flores o productos naturales, ellos tienen derecho a ganarse la vida pero no a que los traten así; eso lo deberían de aplicar con los comerciantes ambulantes, que si son competencia para nosotros los establecidos”, apuntó el vendedor.

Por los constantes abusos que padecen por parte de estos empleados del Ayuntamiento de esta ciudad, los comerciantes indígenas se están organizando para presentar las quejas, ante dependencias que los protejan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cargando Captcha...

Botón volver arriba
Cerrar