Home / Nacional / Desencuentro del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, con el Senador Héctor Yunes Landa

Desencuentro del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, con el Senador Héctor Yunes Landa

Ya no sólo acosa a tuiteros y periodistas, sino también a compañeros de su propio partido.12034305_10153632311964808_4213426731042593238_oVeracruz, Ver., Este día, el senador de la República Héctor Yunes Landa dio a conocer los motivos por los que abandonó evento de toma de protesta de la dirigencia estatal de la CNC Veracruz, la cual dijo, se vio obligado a abandonar ante “una falta de respeto a mi familia y a mi persona, pero sobre todo, a millones de veracruzanos que escucho a diario reclamar con toda justicia el castigo a los culpables del saqueo que ha sufrido Veracruz”.

Explicó que al hacer uso de la palabra, el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte Ochoa aprovechó la circunstancia de que el día de hoy es su cumpleaños para regalarle una caña de pescar, sabiendo -dijo- de su afición por la pesca.

“De ahí procedió a personalizar su crítica y a ofenderme”, añadió el senador Yunes, quien atribuyó el hecho como reacción a sus denuncias de abusos y el saqueo que se percibe en su Estado, pese a que nunca ha particularizado sus denuncias con señalamientos hacia funcionarios estatales, o hacia miembros de la familia de Duarte Ochoa, a quien dijo regresará la caña de pescar que le regaló.

Aquí la exposición de los hechos, dada a conocer por Yunes Landa:

1) No soy aficionado a la pesca deportiva, pero sí al combate a los depredadores, particularmente los del erario público, que han hecho un inmenso daño a Veracruz.

2) Hace unos días hice pública mi convicción de que Veracruz requerirá que el próximo gobernador encarcele a los corruptos que han defraudado las finanzas públicas, traicionado a los veracruzanos y ofendido a la sociedad con sus abusos y su arrogancia. Lo reitero.

3) Esa declaración, por cierto, no debería ofender a nadie ni mucho menos sorprender. La única sorpresa es que no sea la autoridad en funciones la que asuma esa tarea, pese a los expedientes que la Auditoría Superior de la Federación ha integrado contra diversas dependencias del estado por el manejo de los recursos federales.

4) Nunca mencioné en mi declaración que los “peces gordos” a los que hacía alusión fueran ni funcionarios estatales, ni correligionarios, ni mucho menos a miembros de su familia. Si él así lo interpretó, debe ser por información que obra en su poder.

5) De ser así, debería de dejar de obsequiar artículos deportivos y facilitar en cambio una adecuada integración de carpetas de investigación e investigaciones ministeriales para que se ejerciten las acciones penales correspondientes.

6) Me referí a malos funcionarios de todos los niveles. Cualquier veracruzano puede dar referencias de quiénes son. La omisión en política no sólo es una incompetencia: también es constitutivo de responsabilidad legal.

7) No es con ocurrencias ni con escándalos como se gobierna. Lo escandaloso es la incapacidad de resolver los problemas de la gente y ser permisivo con quienes, según el dominio público, han defraudado a Veracruz.

8) México no admite más corrupción. Veracruz tampoco. Esto es un tema de gran importancia que no debe tratarse con ligereza ni con burlas, porque además de saqueada la sociedad veracruzana percibe el escarnio que hacen de esto los responsables de la corrupción y de la impunidad en Veracruz.

9) Nunca he permitido que se me ofenda y siempre he sido respetuoso de las familias de los demás, pero sobre todo, del clamor popular de los veracruzanos traicionados. Esta no será excepción.

10) Le devuelvo al gobernador su caña que sólo sirve para pescar charales. Me es inútil. Si quiere ayudarme, que me envíe un barco para pescados de gran tonelaje. Apenas será suficiente para lo que vendrá.

Comentarios:

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

.....