¿Por qué no apoyar más al secretario de Cultura?/ por : Miguel Angel Rivera

 

-«Quizás la única vez que pareció más formal su compromiso fue en una de esas reuniones estaba cerca del Festival de la Ciudad, y me dijo: “Hazte un video mapping para la inauguración del Festival de la Ciudad”. Le respondí: “Con gusto”, y lo primero a preguntar fue: ¿cuánto falta?, ¿cuándo es?,  no he visto información en prensa del festival, supongo que tendremos tres meses por lo menos, me responde: “es en 15 días”, para entonces no había entonces un solo anuncio en medios, ni siquiera en redes sociales, le expliqué que no era posible, que un proyecto de video mapping requiere tiempo para su producción.».-

 

 

 

Un año prácticamente perdí en negociaciones, propuestas y trabajo por atender una invitación del secretario de Cultura, Armando Herrera Silva, a realizar un proyecto.  En un principio nunca tuve la intención de acercarme al gobierno priista, aunque cuando Armando Herrera asumió el cargo en realidad me alegró, por primera vez estaba alguien que conocía un poco y me parecía que en el pasado no había hecho un mal papel en otros cargos en la misma dependencia: cuando fue director de Desarrollo Cultural, pudimos establecer algunos diálogos razonables.

En esta ocasión no me acerqué, mi trabajo y mi carrera fluyen mejor lejos de las instituciones locales, la falta de visión de quienes la dirigen más que ayudar a mi trabajo, lo entorpecen y al final de este texto quedará claro con este ejemplo.

El gobierno actual priista entró en funciones en septiembre de 2015, en diciembre de 2015 fui comisionado por la Secretaría de Turismo a producir la Fiesta de Luz Sinfónico, hasta el momento no había tenido acercamiento alguno con el secretario de Cultura, pero el secretario de Turismo lo invitó a integrarse al proyecto mediante la Orquesta Sinfónica del Estado, nos reunimos por primera vez para anunciar el evento. Al terminar la rueda de prensa, el secretario de Cultura se dirigió a mí y me dijo que lo buscara para ver qué proyectos podíamos hacer en adelante, me proporcionó dos números celulares y me dijo que me pusiese de acuerdo con Cecilia Gallegos para una reunión.

Lo pensé para acudir, finalmente me dije que quizás teniendo una cercanía con el secretario de cultura podría aterrizar varias ideas y proyectos en beneficio de la comunidad artística, así que preparé tres proyectos que presenté: el primero, era sobre la creación de una oficina de internacionalización de artistas potosinos, brindando atención y ayuda sobre las convocatorias, dónde localizarlas, cómo aplicar, la elaboración de la documentación, portafolio, así como el seguimiento de resultados; brindar algo de mi experiencia actual y acompañarla de la de otros artistas que saben del tema, el segundo, fue un levantamiento de entrevistas de artistas y un portal con imágenes de cada artista potosino, una página que permitiera conocer y vincular a los artistas con la comunidad en general; y el tercero, un festival internacional que podría realizarse con relativamente pocos recursos debido a que he ido generado algunos contactos en los festivales en los que he participado, artistas reconocidos internacionalmente que gustosos participarían, un festival que involucrase a la comunidad local, estudiantes, profesores, académicos, artistas amateurs y profesionales, museos y plazas de San Luis, incluso visité algunos museos con la finalidad de integrarlos al proyecto con resultados positivos, algunos comprometieron aportaciones que, sumados a compromisos de un par de empresas, ascendían a un millón 200 mil pesos.

Apenas había realizado la mitad de las visitas que tenía planeadas y existía el compromiso de un diputado federal para poder acceder a mayores recursos, sólo faltaba la aprobación del secretario de Cultura, le estaba ofreciendo un evento de carácter internacional y considerando la participación medular de los artistas locales sin que tuviese que hacer mayor gasto, es decir, no le estaba pidiendo, sino gestionando y acercando recursos, fueron más de diez reuniones infructuosas ocurridas a lo largo de ocho meses. El secretario de Cultura siempre dijo que sí, pero nunca cuándo. Reconozco que este tipo de proyectos toman bastante tiempo en su concreción, gestión, etcétera; había pasado casi un año y no había documento alguno de los compromisos que había asumido de palabra el secretario, ni un compromiso serio, fue cuando hablé casualmente con otros artistas que me comentaron lo mismo, que el secretario de Cultura estaba diciendo sí a todo y a todos, sin asumir compromisos reales y sin resultado alguno.

Quizás la única vez que pareció más formal su compromiso fue en una de esas reuniones estaba cerca del Festival de la Ciudad, y me dijo: “Hazte un video mapping para la inauguración del Festival de la Ciudad”. Le respondí: “Con gusto”, y lo primero a preguntar fue: ¿cuánto falta?, ¿cuándo es?,  no he visto información en prensa del festival, supongo que tendremos tres meses por lo menos, me responde: “es en 15 días”, para entonces no había entonces un solo anuncio en medios, ni siquiera en redes sociales, le expliqué que no era posible, que un proyecto de video mapping requiere tiempo para su producción.

Le dije que podríamos reunir un equipo de los mejores animadores y talentos del video mapping para realizar la escenografía, y le di datos de proveedores de plantas de luz y de proyectores que son de Guadalajara, me preguntó que si yo podía absorber el gasto y que él me lo reponía en seis meses, o que hablara con Arturo Esper, el secretario de Turismo, y que le pidiese que él pagara, ahí fue cuando me di cuenta que todo era una broma, no sé si intencional; pero sí denotaba una total falta de profesionalismo, compromiso y experiencia.

¿De qué forma un secretario de Cultura me pide que negocie con otro secretario en este caso, el de Turismo, teniendo ellos los puentes institucionales adecuados?, además de que a mi parecer estaba preparando un Festival de la Ciudad “exprés”; y si mi termómetro era correcto, el Festival de la Ciudad sería un parámetro para saber si después de haber despedido a Arturo Castillo de la coordinación de festivales, el secretario de Cultura podría realizar un festival a la altura de lo que históricamente se venía realizando, como en los tiempos en que la coordinadora era María González, ignorando a los artistas locales, pero eran festivales dignos de cualquier foro nacional.

El Festival de la Ciudad fue hecho con nula publicidad,  con foros grandes para artistas de audiencias pequeñas, por primera vez tomaron en cuenta a los artistas locales, no se le dio difusión, se pretendió un festival ecléctico, diferente al postulado por su competidor directo, el alcalde Ricardo Gallardo; pero ni siquiera el concierto de covers de “Rock en tu idioma” se llenó a la mitad, por pensar en un “evento popular”. A estas alturas cualquiera dirá que el alcalde está haciéndolo mejor que el gobierno del estado, salvo porque no tiene una dirección en Cultura. Todo fue una broma, las reuniones con el secretario Herrera, sus intenciones hacia la comunidad, presentó un festival bastante chafa y la apuesta por festivales pre armados y con fines comerciales como la Fiesta del Cine. Al principio pensé que era un asunto personal hacia mí, luego descubrí que en realidad se trata de incompetencia, de falta de profesionalismo y que es un asunto generalizado.

Este año 2016, descuidé bastante de mis proyectos personales por haber confiado en esta institución, como dicen por ahí, perdí tiempo, dinero y esfuerzo. Por tanto, amigos, será otro sexenio fallido para la cultura, los doctos se atreven a decir “estábamos mejor con Roberto Vázquez”, aludiendo la frase de “estaríamos mejor con López Obrador”, y también creo que es necesario decir que es un gobierno priista con la tendencia a asfixiar a los artistas y la cultura. Mi recomendación a los artistas potosinos: dejen de pensar en el PECDA, en el concurso del 20 de Noviembre y en sus incipientes categorías basadas en las tendencias artísticas del siglo XVI, o en los inútiles dirigentes culturales locales; como dicen en los Expedientes secretos X, ahí afuera hay un mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Botón volver arriba
Cerrar