Plan de vacunación de Morena y AMLO es manipulador y electorero, asegura el líder antorchista Aquiles Córdova Morán

Los adultos mayores son los afectados de la segunda fase de vacunación.

Estimó que unos 6.5 millones de adultos mayores no tendrían acceso a la inmunización.

Ciudad de México.- En opinión del líder nacional del Movimiento Antorchista, Aquiles Córdova Morán, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, MORENA, están decididos al uso electoral del programa de vacunación contra la pandemia de Covid-19, ya que ese “uso inescrupuloso, e incluso ilegal” de la vacuna contra el COVID, con fines electorales, se pudo observar desde las últimas semanas de diciembre pasado, cuando “servidores de la nación, que no son sino agentes electorales morenistas”, comenzaron a llamar por teléfono a personas de la tercera edad para ofrecer vacunarlos.

Lo anterior, dijo, también fue evidente en actos mediáticos en los que, altos funcionarios de la 4T, recibían pequeños cargamentos de vacunas que eran presentados como la salvación del país,

Dentro un video-mensaje semanal a sus agremiados, el líder antorchista expuso lo que calificó como irregularidades que exhiben un uso electoral de la aplicación del antígeno, primero por las llamadas pre-seleccionadas, con base a un padrón de beneficiarios de los programas de ayudas en dinero, creados por López Obrador, lo que dejará sin acceso a ese beneficio a por lo menos 6.5 millones de adultos mayores.

Además, destacó, la falta de un plan riguroso para la inmunización de todos los mexicanos, y ahora, serán los adultos mayores el blanco de esta escalada de manipulación, pues “no parece descabellado suponer que el plan de venderles la ilusión de una pronta vacunación, busca incrementar al máximo posible su simpatía hacia el Presidente y su partido, con miras a las próximas y posteriores elecciones, por lo que “México se encuentra ante una abierta manipulación electorera de la vacuna que es propiedad de todos los mexicanos” dijo.

El programa seguido por la 4T, opinó, no solo es extraño, inusual, sino también absolutamente innecesario, ya que es más sencillo y eficaz el camino tradicional de calendarizar todo el proceso; jerarquizar los sectores sociales y, sobre esa base, determinar los intervalos de vacunación de cada sector, designar los centros de aplicación, e incluso fijar fecha y horario de atención en el orden establecido, además de dar una amplia difusión por los canales de información gubernamentales.

Agregó que tras una revisión periodística desde el pasado 23 de diciembre, cuando se recibieron las primeras 3 mil vacunas de Pfizer, se observa este plan electoral, dado el despliegue mediático de la llegada de las vacunas, cuando apenas se trataba de 3 mil dosis, suficientes para vacunar a mil 500 mexicanos (a razón de dos dosis por persona como exige el fabricante) para los 126 millones que somos, de modo que “el desproporcionado alboroto publicitario, exhibía sin pudor sus propósitos electoreros” sostuvo.

El sesgo electoral, advirtió, también se observó cuando la farmacéutica Pfizer comunicó al Gobierno que, por remodelación y ampliación de sus instalaciones en Holanda, reduciría a la mitad la cantidad de vacunas. En esa ocasión, el presidente López Obrador no protestó ni criticó el incumplimiento; por el contrario, lo disculpó diciendo que su Gobierno “había cedido” la mitad de su dotación al programa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), falsedad que se descubrió cuando la propia OMS negó indirectamente el hecho mientras que Pfizer no se limitó a enviarnos menos vacunas, sino que suspendió simple y llanamente los envíos.

En tanto, afirmó que en la etapa más crítica de la pandemia, México está sin vacunas, pues éstas se encuentran sujetas a la ley de la oferta y la demanda, que da preferencia a quienes paguen más por ellas, lo que aprovechan los países ricos para acaparar la mayor cantidad de dosis tanto para inmunizar a toda su población o con fines de reventa.

Reafirmó que mientras que la primera fase no ha concluido, pues buena parte de los trabajadores de la salud no han recibido la vacuna, o sólo recibieron la primera dosis, el gobierno Federal acelera las acciones para capitalizarlo electoralmente, prometiendo vacunas que no existen.

Por último, consideró que al no existir plazos para cumplir la segunda fase, ni  plazos estimados de cuándo estarán vacunados todos los mexicanos- que según cálculos de los especialistas, necesitaremos 8 años y nueve meses para lograr la inmunidad- el líder social llamó a la ciudadanía a denunciar esta manipulación y oponerse a ella.

“Es deber de todo el pueblo de México, hacer fracasar la maniobra, desenmascararla y nulificarla. Debemos invitar a la gente a no volver a votar por quienes han incumplido todas sus promesas de campaña, y ahora pretenden comprar su voto con promesas cuya falsedad es una burla para los contagiados y muertos por la pandemia” sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cargando Captcha...

Botón volver arriba
Cerrar