diciembre 5, 2022

diciembre 5, 2022

El cuidado de los riñones ayuda al corazón y reduce la mortalidad por enfermedad cardiovascular

– La enfermedad renal eleva 6 veces el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

  • La desinformación, principal motivo de evolución de la enfermedad renal y también causa aumento del riesgo cardiovascular.

Ciudad de México, 28 de septiembre de 2022. – En el marco del Día Mundial del Corazón, Bayer México ofreció la conferencia #SiCuidas1Cuidas2 con la finalidad de concientizar a la población sobre la relación, cuidados y enfermedades que comparten el corazón y los riñones.

En el evento, se resaltó que la asociación entre enfermedad renal crónica y diabetes incrementa 6 veces el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular,1 por lo cual, expertos consideran indispensable promover hábitos saludables y monitorearse al menos una vez al año para prevenir cualquiera de estas enfermedades.

Entre 2015 y 2020, las enfermedades del corazón fueron la primera causa de muerte en México, ya que, en 2021, el COVID-19 las desplazó al segundo lugar. Por su parte, la enfermedad renal crónica no se queda atrás, puesto que a nivel internacional, nuestro país ocupa el sexto lugar en la tasa de mortalidad.Estos padecimientos representan un alto número en decesos; sin embargo, cabe destacar la interrelación de estos órganos para comprender sus respectivas afectaciones en dichas enfermedades.

La relación entre corazón y riñones es bastante estrecha: En primera instancia se debe tomar en cuenta que el primer órgano se encarga de bombear la sangre hacia el resto de los órganos, transportando nutrientes y oxígeno mientras que a la vez recolecta algunos desechos para que posteriormente sean eliminados. Los riñones, por otro lado, se encargan de depurar esos residuos, fomentan la producción de glóbulos rojos y conservan el balance de líquidos y electrolitos en el cuerpo.

Estos órganos glandulares se encuentran llenos de arterias y vasos capilares, de forma que un inadecuado flujo de sangre puede afectarlos considerablemente. En consecuente, la obesidad, el tabaquismo, mantener un estilo de vida sedentaria y padecer diabetes son los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular y enfermedad renal. Por tal motivo una persona que vive con diabetes, y desarrolla enfermedad renal crónica tiene 3 veces más riesgo de morir por accidente cardiovascular.1

“Al menos una vez al año las pacientes con diabetes deben tener una evaluación del riesgo cardiovascular incluyendo pruebas de función renal. En México, 2 de cada 5 pacientes con diabetes tipo 2 desarrollarán enfermedad renal crónica, y desafortunadamente 1 de estos 2 pacientes fallecerá a causa de una enfermedad cardiovascular”, comentó el doctor Gerardo Payró, Cardiólogo Intervencionista en Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán.

México es un país con una de las más altas prevalencias de diabetes en el mundo. Durante 2021 se registró una prevalencia del 10.2% en adultos de 60 años en adelante; sin embargo, las poblaciones jóvenes también son un sector que debe comenzar a considerar cambios en sus hábitos para prevenir este padecimiento, pues tanto la enfermedad renal como las enfermedades cardiovasculares, representan un alto riesgo en este sector.

“Desde años atrás, hemos notado un álgido incremento en pacientes diagnosticados con diabetes, así como su mortalidad. De la misma manera, se ha identificado que tanto la enfermedad renal crónica, como las enfermedades cardiovasculares, elevan el riesgo de muerte en pacientes con diabetes. Por ello, es de suma importancia promover iniciativas de concientización para fomentar hábitos saludables y el monitoreo médico, al menos una vez al año; es así como podremos reducir las cifras de la diabetes y sus complicaciones”, agregó        el doctor Ayin Alvarado, Gerente Médico de Bayer México.

Finalmente, Marisol Robles, presidenta de la Fundación Mario Robles Ossio (NEF), concluyó “El desconocimiento es el principal motivo de evolución de la enfermedad renal y también es causante del aumento del riesgo cardiovascular. Necesitamos alzar la voz para alertar a la población mexicana sobre estos problemas. Igualmente, es fundamental enfatizar en la relación que existe entre la diabetes, la enfermedad renal y enfermedad cardiovascular. Si comenzamos a cambiar de manera general nuestros hábitos por opciones más saludables será diferente la historia que contemos en los próximos años”.