junio 24, 2024

junio 24, 2024

A 10 años de la muerte de Karla Pontigo, sus familiares sufren el desdén de las autoridades estatales

– El Gobernador Ricardo Gallardo Cardona evitó el día de ayer hablar con Esperanza Luciotto, madre de la víctima de feminicidio.

Por Ruth Berrones Casasola.

San Luis Potosì, S. L. P.- Este lunes, Esperanza Luciotto e integrantes de la organizacion Amnistia Internacional, así como de la Fundaciòn para la Justicia y el Estado de Derecho, colocaron una ofrenda y cruces en alusión a las victimas de feminicidio en el Estado de San Luis Potosí.

Esperanza Lucciotto dijo que ha sido devastador para ella todo este tiempo que ha estado luchando para que se haga justicia en el caso de su hija Karla Pontigo, aunque advirtió que no se siente sola en esta lucha, pues tiene el acompañamiento de varias organizaciones, pero hizo notar que hay familias de victimas de feminicidio que llevan solas sus casos.

En tanto, Edith Olivares Ferreto, directora de Amnistia Internacional México dijo que los familiares de Karla, así como los de otras victimas, sufren de violencia institucional, y la obligacion del estado es brindarle una reparación de daño a la familia de Karla.

“Son diez años no solo de estar esperando justicia, sino de actos constantes de violencia institucional; son tres sexenios y este es el primer Gobernador que no ha recibido a la señora Esperanza”, indico la directora de amnistía Internacional.

También indicó que existe una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que establece las medidas de reparación, y son ya siete años exigiendo esa reparaciòn del daño de parte del gobierno potosino sin lograr aun nada.

“Se tiene que venir todos los años a exigir justicia y reparación, y eso sí se lo debe el Gobernador del Estado; es responsabilidad, hoy de este gobierno”.

Como parte de esta manifestación en memoria de víctimas de feminicidio, se colocaron ofrendas en el monumento a Karla Pontigo, y se colocaron cruces de madera de color rosa, frente al Palacio de Gobierno, cada una simbolizando a las victimas de feminicidio que se han registrado en San Luis Potosì, a la vez que se exigió justicia para ellas.

Cuando se realizaba este acto, el Gobernador Ricardo Gallardo Cardona paso por el lugar camino a Palacio de Gobierno sin detenerse a dialogar con la madre de Karla y los activistas al ser cuestionado por este medio sobre el caso, no quiso responder y rápidamente entró al Palacio de Gobierno.

El 28 de octubre de 2012 la joven Karla Pontigo fue encontrada herida gravemente por su hermano en el bar donde trabajaba, ubicado en la avenida Venustiano Carranza.

Karla murió durante la madrugada del 29 de octubre en el hospital. Integrantes de la Fundación para la Justicia y el Estado de Derecho, y Amnistía Internacional, llevaron el caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la cual se pronunció en el sentido de que la muerte de Karla debe ser investigada con perspectiva de género, y que se debe de investigar y juzgar a las autoridades que negaron a la familia el derecho al debido proceso y al acceso a la verdad.