junio 22, 2024

junio 22, 2024

Murió el rejoneador y actor potosino Gastón Santos

Ayer miércoles a los 93 años, Gastón Santos Pue, quien dedicó su vida a la ganadería y a su pasión por la tauromaquia, sin embargo, antes de entregarse a la corrida de toros, fue actor de películas con temática del viejo oeste, lo que lo catapultó como uno de los actores más queridos durante la década de los cincuenta. A lo largo de su trayectoria trabajó al lado del productor Alfredo Ripstein y de actrices como Silvia Pinal y actores como Mauricio Garcés, y «Chabelo».

Anoche, el hijo del actor, Gastón Santos Ward, dio a conocer la lamentable noticia de la muerte de su padre, a través de una conmovedora publicación en su cuenta de Instagram, en la que expresó que no sabía cómo explicar a sus hijas que su abuelo había partido de este mundo. También lo describió como un hombre lleno de sabiduría que, propagó sus conocimientos a sus personas más cercanas, a través de las entretenidas historias que narraba cada sobremesa.

«Su vida la vivió como pocos (…), no había tema de conversación del cual no tuviera gran conocimiento y una marcada opinión, sus triunfos como torero, lo valiente, lo guapo, su personalidad, como la de todos los genios», fue algunas de las palabras que su hijo, de 48 años, escribió.

Aquellas historias de las que Santos Pue hablaba no sólo le pertenecían a él, sino que se convirtió en el narrador de los acontecimientos históricos que su padre vivió en carne propia; nos referimos a Gonzalo N. Santos Rivera, revolucionario, que llegó a tratar a Álvaro Obregón, a lo largo de su vida política.

La vida del padre de don Gastón, rica en anécdotas históricas, fue inspiración para el actor Daniel Giménez Cacho para construir la personalidad de su personaje el general Andrés Ascencio, para la cinta «Arráncame la vida».

A pesar de que las biografías de Santos Pue indican que nació en Tamuín, San Luis Potosí (región de la que provenía su padre), el torero nació en la Ciudad de México, en la calle de Medellín, en la colonia Roma el 12 de julio de 1931.

El joven Gastón estudió en el Colegio Americano de la CDMX, también se formó en Instituto Militar de San Antonio, Texas, donde perfeccionó su inglés; también estudió toreo a caballo en Portugal. Sin embargo, antes de ejercer esta práctica, tuvo un historial dentro del cine mexicano, durante la década de los cincuenta.

Debutó como actor a los 25 años, y durante dos décadas; de 1950 a 1970 apareció en 12 películas, en las que siempre se dio vida a sí mismo; aparecía como un perseguidor de pistoleros, lo que le di el título de «El John Wayne mexicano».

Su belleza física y su intrepidez produjo que sus cintas se convertirían en las más taquilleras de la época; estas cintas fueron producidas por Alameda Films, la casa productora del productor de Alfredo Ripstein, padre del cineasta Arturo Ripstein.

«La flecha envenenada», «Una bala es mi testigo», «La edad de la tentación», «Misterios de ultratumba», «El grito de la muerte», «Jóvenes y bellas», entre otras, hasta que en 1960, luego de 20 años de su carrera como actor, Santos Pue apareció en su última película, titulada como «Bang, bang al hoyo», en la que también aparecen Silvia Pinal, César Costa, Chabelo, Hugo Stiglitz y Enrique Guzmán.

Fue durante los 60 y 70 que se destacó en la tauromaquia; toreo en la Plaza México y en la Plaza de las Ventas, en Madrid.

En 1984 se retiró, para dedicarse a la cría y entrenamiento de toros y caballos en su rancho en San Luis Potosí, donde trabajó hasta sus últimos momentos.