diciembre 5, 2022

diciembre 5, 2022

Delincuencia extorsiona y siembra terror entre comerciantes de Industrial Aviación y Saucito

Hasta hace unas semanas los comerciantes y negocios de la zona norte de la ciudad vivían bajo una relativa tranquilidad, a pesar de asaltos a mano armada de algunos delincuentes de poca monta que se conformaban con robar parte de las ventas, hasta que hace unos días aparecieron sujetos que amenazan con causar daño o ir más allá de llegar hasta lesionar o asesinar a los propietarios de negocios por negarse a colaborar.

Muchos comerciantes bajo estas amenazas incluso piensan en cerrar sus negocios debido a que son victimas de estos sujetos en donde incluso piensan que fueron los responsables de asesinar a una persona que se dedicaba a reparar aparatos electrónicos en la Calle 3, en la Industrial Aviación hace apenas unos 10 días.

A quienes los amenazaron ya para que paguen el llamado “derecho de piso”, por temor a represalias graves no acuden a las autoridades, pues temen por su integridad, de sus familias y bienes, entre los propios comerciantes corre la voz que son sujetos que armados con cuchillos y en ocasiones con armas de fuego que piden una cuota que verdaderamente afecta a su economía.

A los responsables se les ha visto o se sabe que su campo de acción en las colonias Industrial Aviación, Retornos y Saucito, quienes al parecer se mueven en motocicletas o carros que pasan desapercibidos son jóvenes y algunos con acento sudamericano.

Esta situación ya provocó que algunos quieran tomar la decisión de cerrar o cambiarse de domicilio a pesar de años de tener establecidos en esa zona que es una de las mas tranquilas de la ciudad o de instalar sistemas de cámaras y de vigilancia vecinal.

Varios de los afectados, que por temer omitieron sus nombres consideran que las autoridades no los tomarán en cuenta o al acudir a las mismas recibirán represalias de consecuencias graves, por lo que pidieron que exista más vigilancia debido a la experiencia de la persona que ya perdió la vida al parecer a consecuencia de negarse a pagar la extorsión de los delincuentes.